Loader

Cirugías

Trasplante de córnea

¿Qué es la córnea?

La córnea es el tejido transparente que cubre la parte frontal del ojo. Es uno de los dos lentes naturales del ojo. Su función principal es la de enfocar los rayos de luz para que continúen su trayecto hacia la retina. Se compone por cinco capas (de anterior a posterior): Epitelio, capa de Bowman, estroma, membrana de Descemet y endotelio. Algunos autores sugieren la existencia de una sexta capa, la Dua, la cual se encuentra entre el estroma y la membrana de Descemet.

¿Qué es el trasplante corneal?

Es el reemplazo total o parcial de la córnea enferma por otra córnea humana sana.

¿Cómo se realiza?

Es un procedimiento ambulatorio. Puede realizarse con anestesia general o con sedación y anestesia local. Con instrumentos especiales de alta precisión, se corta el tejido que se va a retirar. Posteriormente se implanta la córnea donante y se sutura al ojo receptor. El trasplante corneal puede hacerse en combinación con cirugía de catarata e implante de lente intraocular. También, durante el trasplante se puede aprovechar para reparar otros tejidos de la parte anterior o posterior del ojo.

¿Cuándo está indicado?

La córnea tiene cierta capacidad de reparación. Sin embargo, cuando su estructura se daña irreversiblemente y esto afecta considerablemente la visión, se indica el trasplante de córnea. Las principales causas de trasplante corneal son: descompensación corneal por cirugías intraoculares (en especial posterior a cirugía de catarata), queratocono, distrofia de Fuchs, infecciones activas, o cicatrices corneales por infecciones, trauma o quemaduras.

¿Cuántos tipos hay?

Queratoplastía penetrante: Se intercambia el espesor total de la córnea: desde el epitelio hasta el endotelio. Es la cirugía de elección cuando la córnea está afectada en todas o la mayoría de sus capas.

Trasplantes lamelares (de espesor parcial): Existen muchos tipos. Aquí sólo se trasplanta la parte de la córnea que está afectada. A grandes rasgos existe:

El trasplante lamelar anterior, principalmente el DALK (Queratoplastía lamelar anterior profunda, por sus siglas en inglés), en el cual se trasplantan sólo las capas anteriores de la córnea (epitelio, Bowman y estroma), y permanecen intactas las capas posteriores del paciente (Descemet y endotelio).

El trasplante lamelar posterior o endotelial, los principales siendo DSAEK (Queratoplastia Endotelial Automatizada con pelado de membrana de Descemet) y DMEK (Queratoplastía endotelial de membrana de Descemet). En estas técnicas se trasplantan las capas posteriores de la córnea mientras que las capas anteriores del paciente quedan intactas. En DSAEK se injerta endotelio, Descemet y una fina capa de estroma. En DMEK se injerta sólo endotelio y Descemet.

¿De dónde proviene la córnea que se implanta?

El tejido corneal proviene de una persona que ha muerto y ha donado sus órganos y tejidos. El proceso desde que el donador fallece hasta que su córnea se implanta en el paciente receptor es altamente complejo. La córnea se debe de procurar lo antes posible tras el fallecimiento del donador, después, debe de ser colocada en un medio de preservación especial y mantenerse en cadena de frío. Se le deben de practicar estudios de sangre al donador para descartar infecciones, estudiar la córnea en un microscopio para verificar su viabilidad, y finalmente se debe de enviar por mensajería prioritaria a su destino final. Muchas veces este viaje inicia en otro país y amerita trámites migratorios y sanitarios estrictos. Los trasplantes corneales están regulados por el Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS). Las córneas deben de ser recibidas y almacenadas en un banco de tejidos oculares certificado, y debe de haber un oftalmólogo subespecialista en córnea responsable.

¿Cómo es la recuperación?

La recuperación depende del tipo de trasplante realizado. En los trasplantes lamelares posteriores la recuperación es más rápida. En los trasplantes anteriores y en los de espesor total la rehabilitación visual puede durar varios meses, ya que hay que retirar las suturas poco a poco y el tratamiento con esteroides tópicos suele ser más prolongado.

TOP